Wednesday, June 13, 2012

Código W

"Código W, código W en 5 segundos", decía con voz pausada "entendido código W en 5" se respondía a si mismo, el pequeño Luis Manuel Carrillo Morales yacía escondido debajo de su cama, con un casco en la cabeza, un rifle de juguete y unos audífonos viejos que se había conseguido en el closet de su casa, volvió a decir "enemigos a la vista, cambiemos táctica, aplicaremos Clave 67" a la vez que se contestaba "Clave 67 entendido, suerte señor", "aquí voy" se dijo a si mismo, salió de abajo de la cama y comenzó a disparar sus tiros imaginarios, brincó sobre la cama y resbaló , en ese momento su papá entraba al cuarto y Luis Manuel lo embistió cual toro embravecido "coño Luis Manuel" gritó el papá "hasta cuando tu con estas vainas de caerle a tiros a la nada", el pobre muchachito aporreado por haber pelado la cama solo alcanzó a decir "papá que chimbo, por tu culpa se escaparon los traficantes", el padre se limitó a mover la cabeza mientras pensaba "este loquito que procreé tiene sangre de mercenario."

A los 15 años Luis Manuel había demostrado sus habilidades para ser espía, mercenario, agente secreto y muchas cosas más, entre sus peripecias se encontraban la vez que capturó a todos los profesores del colegio en un salón y los amenazó con volarlos en pedacitos clamando que pertenecía a una organización llamada "Niños en contra de las Malas Notas" haciendo que tuvieran que cambiar todas las bajas calificaciones del trimestre, su primera novia lo dejó cuando durante el primer beso Luis Manuel le puso unas esposas y la amarró hábilmente, después de 3 horas tratando de explicar que no era sadomasoquista la muchacha prefirió seguir su camino y una de sus jugarretas clásicas fue el día que secuestro a su propia madre con un pasamontañas en la cabeza para que no lo descubrieran y la paseó por toda Caracas hasta que la llevó a un Centro Comercial y la obligó a comprarle el Super Nintendo, una vez que tenía el aparato en sus manos reveló su identidad recibiendo una sonora cachetada de su mamá que ya no sabía que hacer con el muchacho.

Parado en la puerta del teatro donde Luis Manuel recibía su título de bachiller su padre le esperaba orgulloso, el muchacho se acercó y le dio un abrazo, su padre mientras lo abrazaba le susurró al oído "hijo, mañana te vas para Estados Unidos, a estudiar Ciencias Criminalísticas y Fuerzas Especiales", el muchacho le constestó "me estas jodiendo papá", "no, no, hice todos los arreglos, hasta convencí a tu mamá y bueno hijo a echarle pichón", con lágrimas en los ojos Luis Manuel abrazó más fuerte a su padre y se limitó a decir "gracias pá."

En un salón en la Universidad de Iowa comenzaba sus clases, un sueño hecho realidad, Luis Manuel estudió como los buenos, sabía que regresar al país a trabajar en la PTJ no era opción, la competencia era feroz y los chances de conseguir un empleo eran mínimos para un extranjero. Sin descansar un minuto Luis Manuel continuó su ascenso, y finalmente un día sentado en un banquito de los jardines de la universidad procedió a abrir una carta que le había llegado, adentro le informaban que la CIA deseaba hablar con el pues sus notas y habilidades de campo simplemente resaltaban entre toda la camada de posibles agentes secretos para ese año, Luis Manuel, respiró hondo y se dijo a si mismo "lo logré, que bolas, yo Luis Manuel Carrillo Morales agente secreto."

Al finalizar sus estudios se embarcó en el viaje hacia el centro de entrenamiento ubicado en algún lugar secreto entre Virginia y Maryland, pasó trabajo, las diferencias raciales y de cultura se hacían latentes a diario pero Luis Manuel con sudor y esfuerzo se ganó a sus compañeros y jefes para terminar graduándose como # 1 de la promoción. En pocos días recibió una llamada donde le indicaban que se reportara al cuartel general en Langley, Virginia , en cuestión de horas Luis Manuel estaba montado en una avioneta sobrevolando espacio aéreo mexicano con una misión clara y específica, capturar y traer de vuelta a Estados Unidos a Martín Juárez Quitarte alias "Juan Charrasqueado" quien era el amo y señor del tráfico de mexicanos ilegales que diariamente atravesaban la frontera tratando de evadir a la "migra" que no es más que el nombre como se le conoce al Departamento de Inmigración Norteamericano. Saltó de la avioneta en plena oscuridad, la luna se veía clara y resplandeciente en la lejanía, Luis Manuel no podía creer que su sueño de toda la vida se estaba materializando, aterrizó en el lugar indicado y procedió a disfrazarse de charro mexicano para mezclarse entre la gente, sombrero y bigotes postizos acompañaban su atuendo, se roció de un spray con olor a guaralito con viejo enfermo para hacer más creíble su disfraz y caminó hacia la ciudad de Tijuana en donde se encontraba el centro de operaciones de "Juan Charrasqueado" y su banda "Los Nopales".

Tirado en el piso como un mendigo Luis Manuel se encontraba enfrente de la casa en donde operaba la red de tráfico ilegal de personas, muy atento había podido observar el movimiento en el lugar, se puso en pie y saludó a uno de los hombres que entraban a la casa, con perfecto acento mexicano dijo "órale manito, que chingado calor, será que me puede ayudar el redentor", el hombre que de inmediato captó la frase en clave contestó "pues claro mi hermano, si tienes los chavos el redentor te llevará al otro lado". Luis Manuel sacó un fajo de billetes y disimuladamente se los entregó a Cuahtemoc Rivas alias "Pancho Villa" quien contó con cuidado cada billete y le dijo "hoy a las 8, te sacamos, bienvenido mi hermano."

Luis Manuel pensó "coño que vaina más fácil, estos gringos tienen toda vaina calculada, ahora esperar a la noche y en lo que tenga el chance doy las coordenadas a los otros agentes y capturamos a estos malandrines". Sacó de su bolsillo un paquetico que contenía todas las vitaminas y minerales para sobrevivir, se lo tomó y se quedó dormido, el olor a tacos y burritos lo despertó, el hambre había calado a pesar de la ración de supervivencia preparada por los chefs de la CIA, se levantó y caminó hacia un puestito callejero y se metió 12 tacos, 3 enchiladas, 4 burritos, 10 flauticas y se bebió tres litros de agua porque el picante le adormeció la lengua, "ahora si puedo trabajar tranquilo" se dijo a si mismo "barriga llena agente secreto contento."

Poco antes de las 8 de la noche, Luis Manuel decidió entrar en acción, todavía recostado de la pared de la casa que servía de guarida a la banda "Los Nopales" ya Luis Manuel no causaba sospecha pues "Pancho Villa" había indicado a los matones que la custodiaban que este mendigo era cliente de la casa, con cautela se arrastró por el piso y penetró al interior de la casa, una vez adentro identificó con velocidad el lugar más idóneo para esconderse, sin dudar ni un minuto se coló por unos ductos que parecían de aire acondicionado pero que estaban hechos de un material poco resistente. Una vez acomodado prendió el transmisor para dar su locación exacta al grupo que lo iba a apoyar, así pudo escuchar como la banda entraba al cuarto que se encontraba debajo de su lugar de escondite y con atención escuchó a "Juan Charrasqueado" hablar.

"Orale, que pinche chingada, esta operación luce buena, vamos a pasar 30 ilegales, buenos chavos para todos, mañana disfrutaremos de las mujeres del pueblo" y brindaron con tequila mientras gritaban y reían. Luis Manuel sintió un sonido extraño desde el interior de su cuerpo, luego un dolor intenso recorrió sus tripas, el sudor frío apareció de inmediato y un solo pensamiento cruzó su mente "coño de la madre me estoy cagando", la idea no había terminado de cruzar su cabeza cuando un sonoro peo que además venía con regalito incluido hizo que la algarabía de los mexicanos cesara, el fogonazo que despidió Luis Manuel por su orificio posterior no fue juego de niños pues resquebrajó el ducto y de un solo carajazo calló en el piso vestido de mexicano, con bigotes postizos que ya parecían barba y lleno de mierda hasta el infinito. "Pinche chingada que es esto? gritó "Pancho Villa" "orale un espía gringo" dijo "Juan Charrasqueado", "vamos a matarlo" vociferó otro integrante de la banda, Luis Manuel habló "miren por favor no me maten, yo lo que necesito es una poceta" mientras volvía a escupir un sonoro peo que regaba mierda por doquier, "orale no manches gringo, nos estas llenando de mierda toda la casa", "por favor no me hagan daño estoy indefenso, no me ven? gritó Luis Manuel.

Sin mediar palabras los mexicanos comenzaron a disparar "muere cagalitroso", "sufre perro de mierda", "anda a cagarle el infierno al diablo" y otras expresiones por el estilo lanzaban los maleantes mientras Luis Manuel recibía el impacto de las balas. "Ya déjenlo quieto" gritó "Pancho Villa", "el gringo esta muerto y además cagado" mientras soltaba una sonora carcajada. Los villanos salieron con prontitud pues el tiroteo podía causar sospechas dejando el cuerpo de Luis Manuel tirado en el piso. Luis Manuel adolorido pero vivo pensó "coño estoy vivo de milagro, me salvó el traje especial este que llevo debajo del disfraz", en pocos minutos llegaron los otros agentes que se encontraron a Luis Manuel lleno de balas y mierda, no entendían pero tampoco quisieron preguntar, se cercioraron que estaba vivo y lo ayudaron a ponerse en pie.

Afuera de la casa los agentes planeaban su escape de la misión fallida cuando la banda "Los Nopales" regresó, el tiroteo no se hizo esperar, balas iban y venían cuando un ruido demoníaco aturdió a todos los presentes, Luis Manuel se echó un nuevo peo que asustó a propios y extraños, los mexicanos aprovecharon la confusión para escapar y los agentes de la CIA optaron por cargar con el agente flatulente y salir de territorio mexicano lo antes posible.

Sentado en un escritorio viejo y feo, Luis Manuel se fumaba un cigarro, el agente Rodney Marcano se le acercó y le dijo "Sargento Carrillo se va a venir para la redada contra los buhoneros?, no se preocupe la patrulla esta forrada con papel toilet"…ya todos en la PTJ sabían que Carrillo era un cagón…

4 comments:

pau said...

No sé cómo se te ocurren esas historias

Æ said...

Pasear por la blogosfera con tus relatos...no es lo mismo que sin ellos.
;-)

Sacerdotiza said...

Jajajaja! Waaaao! Bien valdría que intentaras hacer de este tipo de escritos algo serio. Pues facilmente podrías hacer cortos o algo así, para empezar, porque me parece que tienes la creatividad para historias que podrían ser hasta novelas. ;)Saludos.

Sacerdotiza said...

Waaao! Bien podrías tomar tu imaginación en serio, pues textos como este quizás puedan convertirse en cortos, y, por qué no? En películas y hasta novelas. Felicitaciones por la fructífera creatividad y entramados relatos ;-) Y pobre el cagón Manuel Carrillo... Jajaja!