Friday, October 07, 2005

Tomasito

En una sala de partos de un hospital capitalino una mujer daba a luz a un pequeño infante al que llamaron Tomás Enrique. Tomasito como le apodaron en su casa fue un bebé muy inquieto desde que lo llevaron a su casa, no dormía, lloraba todo el día y se negaba a tomar del seno de su madre. Su mamá trató de todas las formas y maneras habidas y por haber para que el muchachito se calmara pero nada dio resultado. Al cumplir un año Tomasito daba sus primeros pasos y se paró enfrente de la mesa de la sala y comenzó a largar todos los objetos que allí encontró contra el piso quebrándolos uno por uno. Después de esto agarró la andadera y la largó escaleras abajo partiéndose la misma en tres pedazos.

El comportamiento de Tomasito era el de un diablito empedernido, se quitaba los pañales y orinaba toda la casa y cuando trataban de alimentarlo le tiraba la comida a su pobre madre ensuciándola repetidamente. Al cumplir dos años se encontró un yesquero y le prendió fuego a la cama de su hermanita Beatriz causándole quemaduras graves en todo el cuerpo, después de esto su mamá habló con el cura de la parroquia para que le echara agua bendita y le bendijera al niñito, el Padre Ruiz se presentó en la casa y cuando sacó su potecito con agua Tomasito le metió un mordisco sacándole un tajo de la mano, el cura sin saber que hacer se fue enfurecido mientras le gritaba a la mamá que educara a ese animalejo salvaje que tenía por hijo.

Con 3 añitos Tomasito entró en el kinder y el primer día le pintó el pelo de azul a una niñita con tempera, le tapó los huecos de la nariz a otro compañerito con plastilina y colocó tachuelas en todos las sillitas creando un berrinche generalizado cuando todos los niñitos se pincharon. La directora del colegio llamó a la mamá de Tomasito y le advirtió que ese comportamiento no era aceptado en ese kinder y que de no mejorar el niñito tendría que ser sacado del colegio.

La mamá de Tomasito no sabía que hacer y lo llevó a un brujo pa' que le echara unos ramazos y le explotara un coco a ver si el muchacho se calmaba, en una montaña alejada el brujo condujo su sesión mientras se fumaba un tabaco, Tomasito lo miraba fijamente y sonreía, el brujo bailaba y echaba ramazos, cantaba y le ponía un gallo en el cabeza a Tomasito, de pronto y con una habilidad temible Tomasito agarró el coco que iban a explotar y mientras el brujo rezaba concentrado sentado enfrente del infante le lanzó el coco que le explotó al brujo en sus partes íntimas, el brujo arrecho y con un dolor tremendo lanzó cuatro maldiciones y le metió un ramazo en la cabeza a Tomasito y le dijo a la mamá "llévese a este ente demoníaco de aquí, yo curo gente normal no engendros infernales."

Al llegar a la casa Tomasito abrió todas las llaves de agua causando una inundación en la misma, su mamá ya desesperada lo llevó al psicólogo de niños. La doctora Pardo recibió al temible muchachito y lo sentó en una sillita, le dio unos creyones y le dijo "a ver Tomasito pinta algo", Tomasito agarró los creyones y pintó una mujer parecida a la doctora, abajo escribió "Ramera" y le entregó el dibujo. La Doctora salió del consultorio y le dijo a la mamá "mire señora este niñito necesita la ayuda de un psicólogo clínico, yo no lo voy a poder ayudar."

Tomasito entró a la consulta del doctor Larraín, "hola Tomasito" dijo el doctor "hola guevonzón" le dijo el niñito, "hay pero que grosero, te vamos a lavar esa boca con jabón" replicó el doctor, "atrévete bolsa" dijo Tomasito, el doctor se sentó y comenzó a mostrar a Tomasito unas tarjetas con distintas figuras, "que esto Tomasito?, "su esposa con otro hombre" dijo el niño, el doctor se acomodó en la silla y sacó otra tarjeta "y esto Tomasito?, "eso es un terrorista volando una estación de trenes", "a ver Tomasito y esto que es?, "un autobús lleno de niñitos que se cayó por un precipicio." El doctor se levantó de la silla y salió del consultorio y explicó a la mamá que al infante él no lo podía tratar, le recomendó a un psiquiatra especializado y se escondió en su oficina.

A la mañana siguiente Tomasito entró en la oficina de la doctora Márquez, "hola mi amor como estás, como te ha ido?, le dijo la doctora, "muy bien y a ti zorra sin destino?, dijo Tomasito, "bueno vamos a sentarnos aquí y vamos a conversar si?, la doctora habló por un tiempo con Tomasito y de pronto se empezaron a escuchar gritos, golpes, cosas que volaban y que se estrellaban contra las paredes, así emergió la doctora toda coñazeada, desbaratada, despeinada y con un tacón del zapato roto, le dijo a la mamá "señora conseguí la solución para Tomasito", la mamá apenada por el estado en que se encontraba aquella pobre mujer pero a la vez emocionada porque al fin una solución había sido encontrada dijo "ay si doctora, cuanto se lo agradezco, y cual es la solución?, la doctora con cara de arrecha gritó "múdese y no le de la dirección al hijo 'e puta ese que está ahí dentro en mi oficina"…….

2 comments:

dagapubis said...

Sabes una cosita... sos un pequeño genio y realmente me gusta leerte que buen lujo me doy cuando veo tus escritos sos un placer para mis ojos, me hace bien tu existencia en la tierra, aún tenemos esperanza las mentes humanas, seguí pensando...!!!

DINOBAT said...

gracias...que más puedo decir....