Friday, June 23, 2006

Mala Leche / La Historia de los Señores

Voy a la cocina y me sirvo un café, ahí recuerdo que no me gusta el producto procesado de la susodicha mata, miro la taza humeante, más bien el líquido que ella contiene, con su color marrón que se difumina haciéndolo ver negro, el calor y la oscuridad me recuerdan una historia pasada y vieja, algo que solían contarme cuando niño. Es una historia guardada, escondida, quizás hasta perdida, es una historia con príncipes y hadas, princesas y malhechores, bandidos y hechiceros, es un relato que contiene sonrisas y terrores, amores y temores, o al menos eso creía yo cuando me relataban aquel cuento, pero es que simplemente se me parece mucho al presente y es por eso que escribo de repente.

Las historias en nuestras mentes se van transformando con los años, al menos eso hicieron las mías, ese cuento con final feliz ya no es lo mismo cuando le aplicas la realidad de la adultez. Por eso, quizás, no quise crecer, aunque al mirarme al espejo veo que el tiempo se ha movido con su paso inclemente, mis ojos ya no reflejan la esperanza de aquellos días cuando soñaba con salvar al planeta. Hurgo en mis corotos del pasado, allí está aquel viejo cuaderno donde dibujaba los cuentos que mi abuela me echaba, no puedo evitar sonreír al ver como mis trazos denotaban mi corta edad, es así como me encuentro con aquella página, en donde una mujer gritaba desconsolada.

“Antonio, Antonio, hay Antonio, hay Antonio, Antoniooooooo”, gritaba aquella mujer desesperada, “me estoy quedando calva, se me cae el cabello, hay Antonio, que es esto, es como si una podadora de grama viniera y se ensañara en contra de mi protección para el coco, hay Antonio, que le hago?”. El hombre fastidiado desde años atrás se fumaba un tabaco pacientemente mientras veía alguna película de vaqueros pasada de moda, la insensatez de aquella bruja sin destino había hecho mella en el insensible viejo. No hacía ningún esfuerzo por atender el llamado de la mujer ahora convertida en vieja intocable desde que su cirujano plástico se había transformado en su peor enemigo cuando le achicó los ojos a un punto donde apenas se distinguía el iris. Si no podemos ver bien como pretendemos aprender a convivir.

“Antonio, donde estás?, cómprame una peluca o aunque sea una bolsa de automercado para ponerme en la cabeza, hay Antonio, se me cae el cabello, Antonio estás ahí?, no te me pierdas en estos momentos de desasociego, hay Antonio, hay Antonio que te hiciste?. Finalmente apareció ante el hombre que seguía aposentado como elefante herido, con el perdón de los elefantes, con una toalla enrollada en la cabeza y nada que cubriera su desgastado, arrugado y podrido cuerpo. El reflejo del paso del tiempo es indiscutible, algunos olvidan que vamos para viejos y sin retorno, quizás por eso perpetran venganzas, o simplemente se desgastan al ver pasar las horas como cucarachas. El hombre quien nunca perdía la calma pegó un brinco al ver a semejante esperpento parado frente a si, “pero bueno Magaly, tu estás loca o te brinca la tiroides?, casi me matas de un susto, ya tu no estás para andar desnuda por la casa”, "además esta peliculita esta muy buena, quítate del medio por favor".

“Hay Antonio, es que se me cae el cabello, me parezco al detective aquel que no me acuerdo el nombre, aquella serie que veíamos cuando éramos personas normales, antes que te llenaras haciendo trampas por doquier, si Antonio aquella época en que todavía veía al mundo como es, en donde no tenía que vengarme del planeta por que son más felices que yo, si Antonio cuando tu me querías y no pensabas en darme de regalo de cumpleaños una parcela en el cementerio". El reposado hombre no emitía palabras, su conciencia pesada y sucia no entendía el porqué de aquel ataque, para él, el mundo estaba compuesto por dos cosas, el dinero y el maltratar a los semejantes a toda costa. “Hay Antonio” seguía la mujer, “yo creo que si no te hubieras estafado a medio planeta mis ojos seguirían intactos, quizás mis pulmones no estarían en este estado pútrido, hay Antonio que nos has hecho a todos nosotros” repetía aquella mujer culpando a su marido por las desgracias que le rodeaban y que su corto cerebro no podía entender.

“Magaly, hazme el favor, no digas esas cosas muy alto, uno nunca sabe quien lo puede estar grabando” profirió lacónicamente el despiadado ‘ser humano’. “Antonio, hay Antonio” decía la mujer mientras prendía su décimo sexto cigarrillo de la mañana, “hay Antonio, se me cae el cabello, y eso no es todo Antonio, hay Antonio que le vamos a hacer”. “Mira Magaly, no se, porque esa quimioterapia es muy cara y de todas formas vas a templar el cacho así que no se”, “es más, yo tu ya no iba más al médico, económicamente hablando no es provechoso el gasto innecesario para combatir células podridas que habitan en tus pulmones”. "Fíjate si yo invierto esos reales que gasto en esa mariquera tuya pues entonces tendría para comprarme tres cajas más de tabacos al año, es que de verdad tu pides más que un cura ciego".

“Antonio, hay Antonio, no es solo eso, es Eleodoro, tu sabes la mujer lo desplumó, si Antonio, le sacó todo, lo dejó en la calle, hay Antonio, a mi nunca me gustó esa mujer, tu sabes de esas corre por el piso, cualquiera, de familia dudosa, hay Antonio se le fue con uno más vivo que él, tu sabes que él es medio corto de mente, hay Antonio, por cierto vamos a tener que modificar el testamento, para dejarle menos a Eleodoro, por idiota, quien lo manda a dejarse robar por esa bicha, hay Antonio, Antonio, me dejaron al muchacho, lo dejaron solo, y con esa cara de bolsa como engancha a otra mujer, dime Antonio, no me dejes hablando sola”, "tu crees que podrías comprarle una esposa?, no se, alguien, lo que sea, aunque sea fea, no importa Antonio, cuanto vale una esposa Antonio?.

El hombre continuaba tratando de mirar la pantalla, los indios habían atrapado al protagonista de la película y estaba en su punto cumbre. “Antonio, te conté que Delia, te conté que Delia está embarazada, hay Antonio, si Antonio, nuestro primer nieto, pero no es de Armando, no Antonio, es de un tipo por ahí Antonio, un tipo que conoció en una de sus peas diarias, hay Antonio, y si el muchacho sale malo?, hay Antonio, es que Delia no se puede quedar quieta, Antonio, esa muchacha, hay Antonio, ahora barrigona y de otro, y Armando la quiere dejar, dice que el no carga sino con sus enanos pero no con carrizito ajeno, hay Antonio que nos está pasando, de que se trata esto Antonio?, si nosotros nunca le hemos hecho daño a nadie Antonio, tan buenos que somos, tan correctos en nuestro proceder, hay Antonio, dime Antonio.

“Mira Antonio, Antonio, no me dices nada, hay Antonio, por favor, di algo”, “pero bueno Magaly, estoy tratando de ver la película, el muchachito va a tener todo, eso es lo que vale aquí, real y más real, no te preocupes que yo le compro sus cosas, tu sabes, todo, eso es, todo lo va a tener”. “Hay Antonio, pero, hay Antonio, el cerebro no me da”, “nunca te dio Magaly, nunca te dio” respondió el amable hombre mientras se acomodaba su cabellera. “Que me dices Antonio, hay Antonio, un nieto Antonio, de hombre distinto al marido de Delia pero nieto al fin, que emoción Antonio, de repente y lo saco a pasear en mi moto vespa, lo monto en una cestita, y lo paseo, hay Antonio me das real para la gasolina de la moto?, ya mismo voy a comprarle unos monitos de recién nacido, hay Antonio, un nieto", decía la mujer mientras tosía la vida.

“Antonio, hay Antonio, y Perlita, Perlita consiguió novio, es calvo como yo, pero parece que le pega Antonio, la cae a carajazos Antonio, pero tiene mucha plata, es millonario, pero le pega Antonio, la deja más abollada que olla de peltre, y bueno Antonio, yo no se si odiarlo o quererlo, hay Antonio, pero tiene un yate Antonio, y su papá varias empresas, hay Antonio pero tira piñazos, y Perlita no se puede defender, un ojo pepudo a la semana Antonio. “Pero Perla no estaba casada con otro?, preguntó Antonio, “hay Antonio ni te acuerdas, a ese lo robaste hace tiempo, tu y tus cosas Antonio, a ese lo tratamos de joder completito, pero chico tu puedes creer?, anda de lo más feliz, es que ese muchacho Antonio, ese muchacho Antonio, te conté que a Perlita le pega el nuevo novio no?.

El último tiro de la película fue echado al aire, los créditos aparecían en la pantalla del televisor, Magaly aguardaba mientras Antonio ahora finalmente la miraba, con su tono clásico dijo “por cierto Magaly, ya hablé con la gente esta que está fabricando urnas de plástico, tu sabes para ahorrarnos unos reales en tu entierro…

36 comments:

invisible_soledad said...

Te escribo para agradecer tu visita..... leeré tu blog .... lo prometo. Por ahora no puedo .... ando un poco atrapada en imágenes, pero volveré, no lo dudes.

b. said...

Guau! vengo a ver de qué se trata tu blog y me encuentro con Antonio y Magaly. ¡Qué historietita, eh! Bueno, interesante lo que he encontrado,gracias por tu visita, nos estamos leyendo

chris said...

urnas de plastico!
muahahahahaha
urnas de plastico para personas de plastico. no es mala idea, podrias patentarla.
salu2!

silencios said...

bienvenid@ a mi rincon...
Me solapan tus letras... te sigo..oki???
un beso?
un beso

La hormiguita said...

Sí, es curioso como una misma historia cambia según nos pasa el tiempo. Un saludo.

Alexiev said...

Que buenas ilus... y el texto... felicitaciones...

LauRa G said...

Que buena historia, y muy bien narrada...lo que es el karma, no??..."what goes around comes around"

Gracias por tu visita a mi blog, tus posts son muy interesantes...lo unico es que al leer tu perfil me encontre con la palabra "Red Sox"...y yo soy Yankee ¬¬ jeje....pero no importa, lo importante es el baseball, jaja.

Hasta luego!!! :D

Gata Gaes said...

Hola!!
Wow!! Muy buenas letras.
Te seguiré leyendo
Gracias por la visita, siempre bienvenido
Slds.

Clarita said...

Tu pronblema con los recuerdos se parece un poco al mio.
Saludos y gracias por la visita.

c.

Anonymous said...

Hay que ver que en tus historias cuentas cosas...tristemente atadas a la realidad de tantos seres humanos....humanos????, este mundo no es mejor por seres asi.Te seguiré leyendo a pesar de que algunas de tus historias son duras y tristes....que le vamos a hacer, así es la vida, pero cuando se tienen valores y buenos sentimientos, sin dobleces ni necedades metidas en la cabeza y en el corazón esas situaciones siempre serán superadas y los eres ruines,vengativos,malintencionados, que viven en la bajeza humana, algún día lloran con amargura sus acciones y se les retuerce el corazón de dolor al ver atrás, al paso del tiempo que nada lograron con sus acciones, sólo enlodar su conciencia y su vida.
Sigue escribiendo que te leemos muchas personas aqui en la ciudad.
Alvaro Gómez Roselló
Orense.

Paulina said...

Ayyy que Paciencia la de el pobre Antonio no? :-)
Muy buena historia la disfrute muchoooooooo :-)
Un besito :-)

Lu! said...

Gracias por la visita pues... aca te la devuelvo encontrandome con ese, si con el... con Antonio!

saludos!

cintya said...

excelenteeeeeeeeee!!!!!!!!!!

buen fin de semana. saluditos

Javicentrico said...

Me gusto
muy bonito!!!

Escuchando: POPULAR by DARREN HAYES

Agne said...

Hola. Es todo un placer para mi recibir por tu parte tales palabras y también conservar las huellas de tu paso.

Ahora estudio con entusiasmo, pero prometo volver para ponerme al dia.

Besitos & Sonrisas

Glauca said...

El paso del tiempo cubre las historias con diversos mantos: de paño pardo unas veces, de armiño otras, pero la historia de la hipocresía de la vida, del egoísmo y del olvido del mundo sigue siendo siempre la misma.

Curiosa ésta mujer de pequeños ojos, y coco pelado por fuera y por dentro; curioso personaje de cortas entendederas y sordos oídos, jejeje

Mila said...

Hey... un besito... pronto vuelvo... he estado a millon con todo y con pocas ganas de leer y escribir

ENSALADA-DE-CHOCOLATE said...

pero que es esto????antonio?? eres tu???

Natsuki_Kuga said...

Pues, me alegra mucho que te haya gustado mi no famoso blog, novela de pacotilla XDDD oye lei tu perfil... ¿qué puedes decirme del guardian entre el centeno? he querido leerlo. si es recomendable?

GUERRERA ESPECTRAL said...

Uffff!!! Menos mal que Antonio no anda por estos parajes.
De verdad, BUINÍSIMO. ¿Cuántas personas miran hacia otro lado y no en la dirección correcta?
Un cuento con todos los pecados capitales - vanidad,avaricia,gula, lujuria, pereza, envidia, ira -
Un reflejo del mundo real.
Un beso....Volveré

Aguas Azules said...

Hola Gracias por tu mensaje, pasaba a conocerte y a saludarte. Muy Buna historia. Saludos. ॐ

digler said...

mas cercanos y reales de lo que uno imaginaría

Anonymous said...

Hostias!!!!!!, no me puedo imaginar que una tía y un tío con tan mala leche!!!!!, seres así, de que los hay los hay, pero que me libre Dios de cruzarse en mi camino!!, la carrera que pegaría!
como dijo otro en estos comentarios, todos los pecados capitales concentrados dentro de algo que se asemeja por fuera a un ser humano, pero por dentro es pura basura!!! Te sigo leyendo, escribe más a menudo, que se queda uno con las ganas!.
Felicitaciones!.
Alvaro Carrera

Aliara said...

La edad no perdona... ni al cuerpo ni a la mente. Lo has retratado muy bien.

Un beso

Atcharya said...

UUUUuuuuuUUUUU Uuu Dinobat. Qué historia; conjugas lo necesario dispuesto en la entretención del lector...

En algo esta singular parejita me evocó a Georgen y Mildred. Claro qué en versión malandra, no en la versión perkins de George y su ardiente Mieldred.


BUEN relatO (y qué ha pasado con el Cocacolero Policarpio..?)


Un abrazO


Shi..!

Zorra said...

Me encanto tu blog... la historia tambien pero no se por qué la tuve que leer 2 veces, jeje...

Un beso!!

Sade said...

Fantástico!

magdalena said...

es muy entretenido tu blog!
un gran beso para tí!

C@rpe Diem said...

suelen decir que la edad no perdona.. y en este caso debo reconocer que es así!
muy bueno..sumamente interesante;;))
saluditos

Nagore said...

Hola! Qtal?

Yo ahora de vacaciones y en casita!! muy agustito!Descansando q es verano!!^^!

Muchas gracias x tu visita x el blog! No conocia el tuyo pero de ahora en adelante me pasaré por aki porque me ha gustado mucho!

Un saludo!Muas!

Sereia said...

Un relato un tanto crudo...ella, con un cáncer pulmonar tratándose con quimio, intentando llamar la atención del marido a toda costa...quizás se operó los ojos para no ver lo que tenía en casa. Él, aburrido de la vida, de su mujer, tan sólo pensando en el día en que termine de pudrirse de todo
...no creo que sea una historia del paso del tiempo como apuntan algunos, sino la historia de una enfermedad en el alma que se extendió hasta los pulmones.
...y es que el dinero no cura ninguna de las dos.
Muchos besitos Dinobat. Estoy de vacaciones, y aunque a veces no te comente, sí que te sigo leyendo...sabes que estoy enganchada a tus relatos.
Yo también quería preguntarte por Policarpio...¿ha colgado la capa por vacaciones? Muchos besos

Celeste said...

Hay maneras de estar muerto... Antonio es un ejemplo, Magaly es un ejemplo. Con sentencia / sin sentencia. La indolencia es la peor forma de estarlo. Ojalá pudieran estar muertos en silencio. Pero este tipo de muertes resulta ser escándalosa para algunas almas.

Besos celestes...

Lilian said...

Hola! vengo de visita, pues estuviste en la mia, y gracias.
No llegué a leer todas tus historias y ésta me atrapó.. pobres los de la historia, eso si es tener mala leche. Che y me impresionó eso de que esa pareja se ignorara así, que feo no??
Seguiré visitándote.
Saludos

cintya said...

que historiaa, me hace acordar las historias que me contaban mis abuelos cuando era chica...
me gusto mucho ya que la imaginaba...
saluditos

Bohemia said...

Justamente lo que te iba a comentar ya lo ha dicho aliara, así que me uno a tus palabras y te dejo aquí colgado un beso. Me ha gustado venir a verte!

Raquel Olvera said...

Pues a la pobre mujer le faltaba algo más que el cabello. Le faltaba amor (el enemigo del amor es el descuido)Ni modo, el paso del tiempo nos trae no sólo vejez, también nos trae desconsuelo, pero así es la vida, ni qué decir. Tal vez tan solo acostumbrarnos a cuidar de nosotros mismos y no esperar que otros nos cuiden.

Un saludo.